Contra la Violencia en México Y a Favor Del Alivio Migratorio en EE.uu. Marchan en Los ÁNgeles

Contra la violencia en México y exigir que el presidente Obama otorgue alivio migratorio a millones de inmigrantes indocumentados, fueron dos demandas expresadas hoy en las calles de Los Ángeles a través de dos marchas separadas organizadas por miembros de la comunidad migrante.

Bertha Rodríguez-Santos

Alrededor de un centenar de manifestantes convocados por el Frente de Resistencia, que agrupa a varias organizaciones de migrantes, marcharon antes del mediodía desde la Placita Olvera hasta el Consulado General de México en Los Ángeles como parte de las jornadas de movilización internacional para pedir la entrega con vida de los 43 estudiantes desaparecidos. a manos de la policía en Ayotzinapa, Guerrero, México.

La violencia en México en las últimas décadas ha incrementado la migración forzada hacia Estados Unidos. Sobre todo, en los últimos 8 años en los que más de 80 mil personas han muerto en el país producto de la llamada guerra contra las drogas.

“Donde rascas en México hay fosas clandestinas. ¿Hasta cuándo va a parar esto?”, preguntó Antonia, una de las manifestantes frente al consulado de México.

Los hechos violentos ocurridos en Iguala, Guerrero el pasado 26 de septiembre y el clima de zozobra que se ha extendido por todo México a raíz de la desaparición de estudiantes, tienen un impacto directo en las familias migrantes.

“Mucha gente emigra por la violencia y una vez aquí se encuentran con que la política migratoria de Estados Unidos no los protege, sino que millones han sido deportados y devueltos a la violencia en México”, dijo Angela Sanbrano, directora ejecutiva de la Red Mexicana de Líderes Migrantes. y Organizaciones (Red Mx), participante en la marcha por la legalización.

marcha solidaria

Una de las personas que ha vivido de cerca el dolor causado por la violencia en México es Alma de Jesús Ramírez, una joven Dreamer que fue traída por sus padres a Estados Unidos cuando era pequeña.

Lo que sucede en Guerrero la afecta personalmente, comparte Alma, pues es originaria de Chilpancingo, en esa entidad del sur de México. Hace ocho años, agentes migratorios deportaron a su hermano Ángel y hace cuatro años, el joven fue secuestrado y torturado sin que su familia pudiera mantenerlo debido a su estatus migratorio.
“Soy indocumentado pero siento que tengo suerte de estar aquí porque tengo derecho a exigir por mi familia, a seguir luchando pero sin miedo a que me maten, sin que mi vida corra peligro”, dijo a los presentes.

“Es muy triste ver que mis compañeros, los estudiantes de otros países, son torturados por querer lo mismo que yo quiero”, comentó Alma sin poder contener las lágrimas: “Ver las caras de estos jóvenes me da mucho de sentimiento porque yo también soy estudiante y he luchado mucho pero nunca he tenido miedo de que alguien me mate y lo que hicieron es muy valiente. Quiero ser como ellos, quiero seguir luchando por ellos y estaré presente cuando sea posible aquí con ustedes”.

En esta marcha estuvieron presentes miembros de Unión del Barrio, Alerta Cali, el Comité por la Democracia en México, la Coalición de Inmigración del Sur de California, el Frente Indígena de Organizaciones Binacionales (FIOB) y el Frente de Resistencia, así como miembros de la comunidad latina. , incluidos los jóvenes de origen hispano nacidos en los Estados Unidos.

Los participantes en la marcha sostuvieron que continuarán las acciones de presión que se suman a las movilizaciones realizadas en México en solidaridad con los familiares de los estudiantes normalistas.

Estela Jiménez, quien viajó desde San Diego para participar en la marcha, dijo que en los próximos días las organizaciones definirán las estrategias a seguir para coordinar la lucha de un movimiento que busca lograr cambios profundos en México, pues es urgente detener atrocidades como la registrada en Guerrero al mismo tiempo que se logra una limpieza total de las instituciones gubernamentales.

Marcha por los papeles

Pasado el mediodía, un centenar de personas encabezadas por miembros de la Hermandad Transnacional Mexicana partieron de la esquina de los bulevares Olympic y Broadway, hacia el edificio federal de Estados Unidos, que alberga las oficinas del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE).

La marcha se llevó a cabo para protestar contra las políticas antiinmigrantes en el vigésimo aniversario de la Proposición 187, aprobada por los votantes en 1994 y patrocinada por el entonces gobernador de California, Pete Wilson. Fue la primera ley que tipificó como delito vivir sin documentos en Estados Unidos.

Además, esta ley sentó el precedente para la promulgación de leyes similares en el Congreso y otros estados. Una de esas leyes fue la HR 4437 o la iniciativa Sensenbrenner (propuesta en la Cámara de Representantes en 2005), que es una ley de protección fronteriza, antiterrorismo y control de la migración ilegal.

Las leyes contra los migrantes provocaron movilizaciones masivas a nivel nacional como la realizada el 25 de marzo de 2006, cuando alrededor de un millón de personas salieron a las calles de Los Ángeles y muchas otras ciudades del país, para exigir el cese de las manifestaciones anti-migrantes. ola de inmigrantes.

Una de las organizadoras de esta marcha fue Gloria Saucedo, líder de la Hermandad Mexicana Transnacional, quien marchó con decenas de activistas y miembros de la comunidad migrante; También estuvo presente la niña Jersey Vargas, conocida entre la comunidad migrante por haberse convertido en una defensora de los derechos de los indocumentados al pedirle al Papa Francisco que intercediera ante Obama a favor de las familias migrantes.

Esta manifestación enfatizó pedirle al presidente Barack Obama que detenga las deportaciones y ejecute una orden administrativa que otorgue alivio migratorio a los más de 11 millones de residentes no autorizados.

Este 25 de octubre, las calles de Los Ángeles se convirtieron en un espacio donde la globalización de las luchas por los derechos civiles y humanos es más que evidente.