En un esfuerzo por encontrar coincidencias y siendo conscientes de la diversidad de la agenda migratoria mexicana, se acordaron cuatro temas estratégicos para iniciar una acción conjunta:

El primer tema fue sobre los derechos políticos de los mexicanos en el exterior, del cual surgieron dos elementos o énfasis principales: la acreditación y el derecho a votar y ser votado. En ese sentido, buscamos hacer los ajustes necesarios para que el Instituto Federal Electoral (IFE) establezca y opere módulos de acreditación en Estados Unidos. En cuanto al derecho a votar y ser votado, se propuso la implementación de urnas electrónicas; el reconocimiento de la condición binacional de los mexicanos que les permita ser elegibles para votar y; la adecuación de las leyes para poder votar, no sólo por el Presidente de la República, sino por todos sus representantes en los gobiernos locales.

El segundo punto que se puso en la agenda fue la Reforma Migratoria con dos perspectivas, una dirigida al gobierno mexicano y otra enfocada al gobierno norteamericano. Con respecto al gobierno mexicano, se propuso revisar la iniciativa de Ley de Migración, buscando la aprobación de una reforma legislativa que asegure y otorgue a los extranjeros que residen y transitan por México, los mismos derechos que los mexicanos propugnan para sus nacionales en el exterior. . Respecto al gobierno de Estados Unidos, se propuso el cese de las deportaciones, señalando la necesidad de un cambio en la imagen negativa de los migrantes mexicanos en ese país, reivindicando la integridad humana, los valores culturales de los mexicanos y sus aportes al desarrollo económico. , políticos y sociales.

El tercer tema fue Acceso a recursos públicos para el desarrollo social y económico local. En esta discusión se buscaron mecanismos para el financiamiento de proyectos de desarrollo local, así como la promoción de nuevos programas que incentiven la inversión de los migrantes, y la adecuación de los programas existentes a sus necesidades e intereses. Se hizo especial énfasis en la posibilidad de diversificar programas de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) y la Secretaría de Economía (SE). También se sugirió una revisión amplia de las Reglas de Operación de los programas de la Secretaría de Desarrollo Social (SEDESOL) para impulsar una estrategia integral de desarrollo en los ámbitos económico, social, político y cultural.

El último punto fue el Fortalecimiento de las organizaciones de la sociedad civil binacionales, en el que se reconoció la necesidad de capacitar y empoderar a las personas migrantes y sus organizaciones, destacando la corresponsabilidad existente con las organizaciones de la sociedad civil mexicanas y las instituciones gubernamentales.