Barack Obama en México

La visita del presidente Barack Obama a México ha generado importantes expectativas en materia económica. Por un lado, Estados Unidos necesita mantener una relación comercial con nuestro país que continúe brindándole la fortaleza de una región integrada; por otro, nuestro objetivo de acelerar el crecimiento económico para promover la generación de nuevos empleos está en el centro de la agenda binacional.

Por cuarta vez, Obama pisa suelo mexicano y lo hace consciente de que llega a un país que está enviando un mensaje de liderazgo nacional e internacional bajo el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.

El encuentro ha sido esperado en ambas naciones, sobre todo en el marco de la negociación de una reforma migratoria estadounidense que abre la posibilidad de dar un trato digno a seis millones de mexicanos que aportan su fortaleza a esa economía, con una fuerza laboral que ayuda a explicar su tope. posicionamiento en el mercado mundial.

La relación binacional está marcada por una frontera dinámica por la que pasan cada año cientos de millones de personas y miles de millones de dólares en productos que se importan y exportan, generando riqueza en ambos lados de la frontera, y que debe seguir siendo origen de desarrollo en amplios sectores de ambas poblaciones.

Para México, la visita del presidente estadounidense representa encontrar nuevas vías para mejorar nuestra relación comercial y fortalecer el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, en el marco de nuevos centros de integración regional que compiten por atraer inversiones en Asia y la región. al sur del mundo

El centro de las conversaciones al más alto nivel de ambos gobiernos será la política social y económica, sin dejar de lado el tema de la seguridad. Los mandatarios y sus respectivos gabinetes saben que lo más importante es el desarrollo humano que se pueda lograr en los dos países.

Estados Unidos necesita acercarse a países considerados como potencias económicas en el futuro y México lo será si sigue el camino trazado, así lo señalan estudios internacionales que lo posicionan como la séptima economía mundial en las próximas dos décadas. Somos un país estratégico para nuestros vecinos y así lo confirma esta reunión estatal. La visita también fortalece la aspiración mexicana de que el destacado economista Herminio Blanco Mendoza ocupe la Dirección General de la Organización Mundial del Comercio.

El tema más sensible para el presidente Barack Obama durante su visita a México será la reforma migratoria, según un informe de The New York Times.

Por primera vez en décadas, Washington parece avanzar hacia una serie de reformas que afectarán el futuro de millones de mexicanos que han emigrado legal o ilegalmente a Estados Unidos durante muchos años. Sin embargo, debido a que hay un grupo de legisladores republicanos y demócratas que están trabajando juntos para sacar adelante esta reforma este mes, los funcionarios de la Casa Blanca esperan que el presidente de México, Enrique Peña Nieto, toque cuidadosamente este tema en menciones públicas.

“Hemos tenido un buen nivel de diálogo y hemos mantenido informado al gobierno mexicano sobre este tema, pero hemos enfatizado que es un asunto interno”, dijo Ricardo Zúñiga, asesor del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos.

El presidente Barack Obama llega a México en una visita de 22 horas en un ambiente de fricciones entre agentes mexicanos y estadounidenses en cuanto a la estrategia de seguridad y las nuevas restricciones por parte de México hacia sus operaciones en territorio mexicano.

La asistencia de EE.UU. a México en esta materia se ha reducido, mientras que ha aumentado en Centroamérica y el Caribe, donde se ha movido el crimen organizado y los cárteles de la droga, principalmente en Honduras, El Salvador y Guatemala.

La disminución de esta asistencia se ha materializado en apoyo con menos helicópteros y equipo especializado (y costoso), aunque EE. UU. también ha brindado más capacitación a la policía y las fuerzas del orden mexicanas.

En tanto, los equipos de ambos presidentes han indicado que el tema de la visita del mandatario estadounidense a México será la cooperación económica, tratando de reducir el foco de atención a la seguridad.